Sutil

Sutil

Mijn verhaal: van muziek maken tot ‘luisteren’

Mijn naam is Marite Sainz, ik ben in Vitoria-Gasteiz (Spanje) geboren en in 2001 naar Rotterdam geëmigreerd. Ik kwam naar Nederland om viool te studeren, daarna studeerde ik barokviool en – altviool, en Middeleeuwse en Renaissance ensemblezang. Tegenwoordig geef ik viool – en altvioolles en treed ik met diverse ensembles op in Nederland. Ik heb altijd het gevoel gehad dat, naast het min of meer perfectioneren van de techniek van welk instrument dan ook, het vermogen om de boodschap van de componist over te brengen varieert van musicus tot musicus. Door middel van subtiele nuances, zoals vibrato, accenten, of legato kun je steeds dichter bij het doel van de componist komen, en daardoor bij het hart van de luisteraar. Wij, musici, zijn ‘kanalen’ tussen deze twee en het is dus belangrijk dat onze versie van het stuk zo loyaal mogelijk wordt naar de compositie. Mijn wens was dan ook om als solist een rechtstreekse boodschapper te zijn tussen componist en toehoorder. Na vele jaren oefenen en streven naar een solo positie, kwam ik tot de conclusie dat de weg daar naartoe gewoon te lastig was voor mij. Er waren teveel mensen om me heen die eerder begonnen waren met spelen, die betere kansen kregen, die meer fysieke kracht hadden om veel en lang te studeren, maar vooral ook gewoon meer doorzettingsvermogen hadden. Ik besefte dat dát pad niet voor mij was weggelegd. In de loop van mijn carrière heb ik geleerd dat de optie, om als deel van een groep gehoord te worden, ook een ‘kanaal’ kan zijn, al lijkt het misschien minder direct. Ik heb mij deze wijze van muziek maken, het ensemblespel, met steeds groter plezier eigen gemaakt.

Siempre he sentido que, al margen de haber perfeccionado más o menos la técnica de un instrumento, sea cual sea, la capacidad de transmitir el mensaje del compositor al que se interpreta no siempre es igual de intérprete a intérprete. Por medio de matices muy sutiles como el uso del vibrato en los instrumentos melódicos, por ejemplo, la manera de enfatizar ciertas notas en una frase o la habilidad de conectarlas más o menos con la ayuda del legato, se puede llegar más o menos cerca del propósito del compositor, y consecuentemente, del corazón del oyente. Los intérpretes somos ‘canales’ entre el estos dos y es importante que nuestra versión de la pieza que interpretamos sea lo más fiel posible a cómo el compositor la concibió.

Tras muchos años de práctica y esfuerzo para conseguir estar en un escenario y poder ser escuchada lo más directamente posible, llegué a la conclusión de que  trabajo detrás de esa meta era demasiado arduo para mi; que era demasiado difícil conseguir llegar a ser escuchada como solista. Había demasiada gente que había comenzado desde más joven, que había tenido mejores oportunidades, que tenía más fortaleza física para aguantar la cantidad de horas de estudio necesarias, y sobre todo, más fuerza de voluntad. Vi claramente que ése no era mi camino. A lo largo de mi carrera he aprendido que la opción de ser escuchada como parte de un grupo también es ser ‘canal’, aunque quizá no de forma tan directa, y he aceptado con gusto creciente esta modalidad de interpretación.

Siguiendo el ejemplo de mis hermanas que, habiendo también comenzado en el mundo de la música, habían dirigido sus vidas profesionales hacia la sanación en diversas formas, durante muchos años sentí que en algún momento yo también quería hacer lo mismo. Finalmente, inspirada por las necesidades de mis hijos, llegué a encontrarme con el concepto de ‘Escucha al Niño’. Paralelamente tuve algunas experiencias de conexión a nivel energético con alumnos de violín, niños, que me transmitían mensajes diversos antes de sus clases; mensajes a menudo orientados a enseñarme cómo relajarme más durante las clases, cómo atenderlos mejor, y en definitiva, cómo hacer mejor mi trabajo.

Gracias a la combinación de estas experiencias llegué a la conclusión de que por fin estaba preparada para comenzar mi camino como sanadora, y a la decisión de dar mis primeros pasos en esa dirección con ‘Escucha al Niño’.